Touroperador internacional especializado en destino español

GEOGRAFÍA

La isla de Ibiza (en catalán Eivissa) es la tercera isla mayor del archipiélago balear. Ocupa una superficie de 569,59km2 y 235km de longitud de costas. La distancia de norte a sur es de 45km y de este a oeste de 25km. Está situada unos 79km al este de la Península Ibérica, frente a Denia, 140km al suroeste de la isla de Mallorca, y 3,6km al norte de Formentera, junto a la que forma parte del grupo de las Pitiusas.

La isla posee una morfología muy irregular. Son abundantes las colinas y a su vez escasean las llanuras. El relieve es poco elevado, formado por varias montañas de las cuales la más alta es Sa Talaia, situada en el municipio de San José con 475m de altitud. Las costas son accidentadas con abundantes calas y acantilados excepto en el sureste, donde son bajas y arenosas.

Las playas ibicencas destacan por su singular belleza y por sus aguas de color turquesa y su transparencia, que se debe a la Posidonia Oceánica, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

El clima de Ibiza es típicamente mediterráneo, con unas temperaturas medias templadas y un régimen de precipitaciones estacional, coincidiendo la estación seca con la cálida en verano. Las temperaturas medias anuales están entre los 16 y 18°C, con medias máximas de 29/31°C los días de verano.

CULTURA

Además de un gran valor ecológico y medioambiental, la isla cuenta con grandes vestigios históricos y arquitectónicos, preservando evidencia considerable de su larga historia.

El casco antiguo de Ibiza conocido como “Dalt Vila” (la ciudad alta). La ciudad de Ibiza se extiende rodeando la antigua Dalt Vila, una colina a la entrada del puerto, donde se asienta la parte más antigua de esta ciudad fundada en el 654 a.C. por los fenicios, y que fue un centro comercial de gran vitalidad durante la época púnica. Dalt Vila es, sin lugar a dudas, la parte más emblemática de la ciudad, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1999 y es la muestra de una de las mejores técnicas constructivas del Renacimiento. Dalt Vila representa un excelente ejemplo de acrópolis fortificada.

Las antiguas murallas de la ciudad, construidas en el siglo XVI para protegerla de los constantes ataques piratas y otomanos, es el monumento más importante de la isla. El recinto amurallado de la ciudad de Ibiza tiene cinco puertas de entrada. La principal es el portal de ses Taules, situado frente al barrio marinero de la Marina. Atravesando esta puerta se accede al espectacular patio de armas y, a continuación, la Plaça de Vila, llena de coquetos restaurantes, galerías de arte y tiendas de artesanía.

Dentro del recinto amurallado “Dalt Vila”, destacan los siguientes lugares: los baluartes y el revellín, desde donde se contemplan extraordinarias vistas sobre la bahía, la moderna ciudad de Ibiza, la playa de En Bossa, ses Salines y la isla de Formentera; el antiguo convento de los dominicos, actualmente sede del Ayuntamiento de Ibiza, donde regularmente se celebran exposiciones y bailes payeses; la Catedral de Ibiza, iniciada en el siglo XIV y finalizada en el siglo XVIII; el Palacio Episcopal, residencia del Obispo; el Museo Arqueológico, situado en el antiguo edificio de la Universidad; el Castillo, la torre del homenaje, la Almudaina y la casa del Gobernador, conjunto de edificios militares situados en la parte más alta de Vila.

También tiene gran importancia la Necrópolis Púnica de Puig des Molins, que se encuentra a pocos metros de la ciudad amurallada. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1987 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Se trata de la necrópolis más grande y mejor conservada de la cultura púnico-fenicia y está considerada como el conjunto más importante del Mediterráneo Occidental. Otros importantes: el yacimiento fenicio de Sa Caleta, las ruinas Púnicas y Romanas de Ses Países, las Torres de Defensa Costeras.

Ibiza preserva evidencia considerable de su larga historia. Los restos fenicios de sa Caleta y la Necrópolis fenicio púnica del Puig des Molins aportan un testimonio excepcional de la urbanización y de la vida social de las colonias fenicias en el Mediterráneo occidental. Constituyen una fuente única, en cantidad e importancia, de los descubrimientos y el origen de las sepulturas fenicias y cartaginesas.

GASTRONOMÍA

La gastronomía ibicenca es variada, mediterránea, original y exquisita. Se refleja a la perfección la cultura y la historia de la isla. Se caracteriza por aprovechar al máximo los recursos de la isla, creando deliciosos platos a partir del pescado, el marisco y los productos de la huerta. El guisat de peix y el peix sec son dos de las especialidades gastronómicas de Ibiza y, por extensión, también de Formentera.

La gastronomía de Ibiza se caracteriza por los ingredientes frescos y naturales en compañía de los destacados vinos de la isla. Productos como sobrasada (salchicha, pimentón), botifarró (morcilla), aceites de oliva, licores de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas y miel junto a sabrosas frutas y verduras son solo el comienzo de la larga lista de los deliciosos ingredientes característicos de los platos ibicencos.

La repostería cuenta con gran diversidad. Los dulces por excelencia son el Flaó, pastel de queso con hierbas, las Orelletes y los Buñuelos, sin dejar de lado la sabrosa Greixonera; es una especie de pudding elaborado con ensaimadas, canela, huevos, leche, azúcar, anís y ralladura de limón.

TURISMO

Ibiza es una isla muy cosmopolita y un referente nacional e internacional como destino turístico. Entre los aspectos más destacables de Ibiza, son biodiversidad y su cultura. Otro atractivo y lo que realmente atrae de ella es el ambiente festivo y la diversión. Conocida especialmente por su animada vida nocturna así como por la música electrónica y algunas de las mejores discotecas y DJs del mundo. El barrio de Sa Marina de Ibiza es uno de los lugares más animados. Desde el puerto de Ibiza sale el Discobús nocturno, que conecta las discotecas y zonas turísticas de ocio durante la noche.

Ibiza ciudad (Eivissa en catalán) es la capital y el corazón de la isla. Es un resumen en sí misma de la magia y la belleza de toda la isla. Un lugar fantástico que visitar. Tiene un amplio abanico de tiendas, boutiques, bares y restaurantes. Las murallas del siglo XVI de Dalt Vila, que encierran en su interior un importante legado histórico, son innegablemente una de las atracciones turísticas más importantes.

Las dos poblaciones más importantes, además de la capital, son San Antonio Abad y Santa Eulalia del Río, y el mayor municipio, San José.

En el sur de la isla, a 9km de la capital, se encuentra la reserva natural de Ses Salines. Se organizan excursiones que combinan la visita a unas minas de sal con paseos a través de bosques de sabinas y pinos. Cerca está Sa Caleta, una aldea marinera que conserva restos fenicios (siglo VII a.C.).

San Josep de sa Talaia, que alberga dentro de su municipio la montaña más alta de la isla, Sa Talaia (475m), incluye en sus límites los islotes de Es Vedrà y Es Vedranell, situados frente a Cala d’Hort. Las mejores vistas se obtienen desde esta playa y también desde la Torre des Savinar, una construcción defensiva del siglo XVIII.

Hay diversas posibilidades para hacer excursiones (barcos de pasajeros) con destino a la isla de Formentera.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.