Touroperador internacional especializado en destino español

ISLAS CANARIAS INFORMACIÓN SOBRE EL DESTINO

GEOGRAFÍA

El Archipiélago Canario (España) se incluye en el grupo de islas oceánicas formadas por los archipiélagos atlánticos de: Azores, Madeira, Islas Salvajes (Portugal) y Cabo Verde (independiente), además de una zona de la costa africana situada aproximadamente entre Canarias y Cabo Verde. Los cinco grupos de islas conocidas con el nombre de Macaronesia, (en griego significa “las islas afortunadas”) están situadas en la zona centro oriental del Atlántico Norte. Todos estos archipiélagos tienen en común su origen volcánico y comparten diversos aspectos naturales y climatológicos. Además, tienen una situación de gran importancia estratégica en el Atlántico al servir de escala de las rutas que unen Europa, África y América.

 

El archipiélago canario, está formado por siete islas principales que, de este a oeste, son: Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro, además de seis islotes (Alegranza, Graciosa, Montaña Clara, Roque del Este, Roque del Oeste y Lobos). El archipiélago constituye una comunidad autónoma de España, y es a su vez una de las regiones ultra periféricas de la Unión Europea. Está dividido en dos provincias: Las Palmas (compuesta por Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote) y Santa Cruz de Tenerife (compuesta por Tenerife, El Hierro, Gomera y La Palma).

La superficie total de las Islas Canarias es de 7.446,62km2, con 1.114km de costa y 257km de playa. La isla de mayor dimensión es Tenerife (2.034,38km2) y la más pequeña es El Hierro (268,71km2). Situado en la isla Tenerife, el Teide es el pico más alto del territorio español (3.718m). Las islas Canarias están a unos 1.000km de la costa peninsular más próxima. En cuanto a la costa africana, la distancia menor es de unos 100km y la mayor de 500km.

Hay una hora menos entre el archipiélago canario y el resto de España, por lo que se encuentran en diferentes husos horarios (el archipiélago se encuentra en el huso horario del meridiano 15°, mientras que la España peninsular está en el huso horario del meridiano de Greenwich).

 

La formación del archipiélago tuvo lugar a través de diferentes ciclos volcánicos a lo largo de extensos períodos de tiempo (más de 50 millones de años). Las islas más antiguas se sitúan al este y las más recientes, al oeste. Dependiendo de la edad geológica e intensos procesos de erosión cada isla pose sus características propias, existiendo grandes contrastes entre una a otra. De esta forma, exceptuando Lanzarote y Fuerteventura, que poseen una orografía bastante suave, el resto de las islas presentan elevaciones considerables. Cada isla es la parte emergida de una gran montaña submarina que descansa en el fondo del océano entre los 2.000 hasta los 7.000 metros de profundidad.

El litoral de las islas del archipiélago canario ofrece una gran diversidad de paisajes, debido a la desigual acción erosiva ejercida por el mar. En el litoral norte y oeste se forman acantilados, costas rocosas. En el litoral sur, donde no existe un oleaje intenso, el elemento dominante del paisaje lo constituyen las playas. Los acantilados de mayor altura se encuentran en las costas donde se han acumulado los materiales volcánicos más antiguos. Así sucede en Famara (Lanzarote), Los Gigantes (Tenerife) y Andén Verde (Gran Canaria). Los acantilados de menor altura suelen darse cuando los materiales volcánicos son más recientes; es el caso de los acantilados de Timanfaya (Lanzarote) y El Julán (El Hierro). Las erupciones volcánicas producidas en la misma línea de costa hacen surgir acantilados como el de El Golfo (Lanzarote) o Los Órganos (La Gomera).

En las islas Canarias se distinguen dos tipos de playas. Por un lado, existen playas pequeñas de arena oscura y origen volcánico; son características de las islas occidentales. Surgen debido al retroceso y erosión de los acantilados o a causa del depósito de materiales en la desembocadura de los barrancos. Por otro lado, en las islas orientales se localizan extensas playas de arena blanca (denominada jable), como las de Fuerteventura, Lanzarote y parte de Gran Canaria.

 

La necesidad de conservar el relieve, la vegetación y la fauna de Canarias ha dado lugar a la creación de una amplia red formada por 146 espacios protegidos. Representan más del 40% de la superficie del archipiélago y se clasifican en diversas categorías: parque natural, parque nacional, parque rural, reserva natural, etc. Entre los parques nacionales canarios se encuentran el de la Caldera de Taburiente (La Palma), Garajonay (La Gomera), El Teide (Tenerife) y Timanfaya (Lanzarote). Por otro lado, son parques naturales Las Nieves y Cumbre Vieja (La Palma), Majona (La Gomera), Corona Forestal (Tenerife), Tamadaba y Pilancones (Gran Canaria), Islote de Lobos, Corralejo y Jandía (Fuerteventura), Archipiélago Chinijo y Los Volcanes (Lanzarote).

El archipiélago también presenta numerosas zonas que han sido declaradas de interés medioambiental, la UNESCO ha otorgado a Gran Canaria, El Hierro, Lanzarote y La Palma la categoría de Reserva de la Biosfera.

 

El clima

Las condiciones climáticas adquieren una importancia relevante como destino turístico de Canarias. El clima de esta región está considerado como uno de los mejores del mundo según estudios realizados por universidades y expertos climatólogos. Uno de los rasgos más peculiares del clima canario es la suavidad de las temperaturas y la estabilidad atmosférica. Las temperaturas presentan poca oscilación térmica de 6°C entre las diversas estaciones (medias entre 18°C y 24°C), las precipitaciones son escasas. Es un clima privilegiado de tipo oceánico subtropical con temperaturas primaverales durante todo el año.

 

Canarias pertenecen a un dominio climático distinto al de la Península y presenta rasgos climáticos específicos. Hay que conocer las circunstancias geográficas canarias para tener una idea a que se debe la estabilidad atmosférica de esta región. El Archipiélago se encuentra ubicado en una zona de transición entre dos dominios climáticos, el de la zona templada o zona de circulación del Oeste y el de la zona subtropical, por tanto, recibe las influencias meteorológicas y climatológicas de ambas zonas.

Uno de los principales factores que van a influir en el clima es la proximidad o distancia al Ecuador. En este sentido, Canarias se sitúa entre los 28° y 29° norte del Ecuador, y por tanto, próximas al trópico de Cáncer, es por ello que las islas deberían de ser más calurosas. Pero lo que salva al Archipiélago de estas altas temperaturas es la influencia de los vientos alisios. Estos parten, aproximadamente, desde el paralelo 30°, hacia el Ecuador, atravesando las islas y reportándole gran beneficio con la humedad y la uniformidad de temperatura que proporcionan. Los alisios son vientos que soplan siempre en la misma dirección, desde los trópicos hacia el ecuador. Son vientos constantes de pequeña intensidad (unos 20km/h). Estos vientos presentan en Canarias dos componentes. Por un lado los vientos alisios inferiores, frescos y húmedos, procedentes del norte y noreste, que actúan entre el nivel del mar y los 1.500m de altitud. Y por otro, se encuentran los vientos alisios superiores, cálidos y secos, que soplan por encima de los 1.500m de altitud.

Las diferencias de temperatura y humedad entre alisios superiores e inferiores provocan la llamada inversión térmica, que estabiliza totalmente la atmósfera. El relieve juega un papel esencial en la formación de “mar de nubes”, de manera que las islas más montañosas son las más afectadas por este fenómeno. El aire, al chocar con las montañas, se ve forzado a elevarse y se enfría casi hasta el punto de condensación originando la formación de nubes que, al no poderse desarrollar en altura, se extienden horizontalmente. El mar de nubes contribuye a la estabilidad térmica de las zonas bajas, impide la llegada de grandes cantidades de rayos solares al mar, lo que contribuye a la estabilidad de la corriente fría de Canarias. Ocasionalmente las Canarias son afectadas por el viento siroco, proveniente del Sahara, que transporta calima, o polvo de arena en suspensión, el cual puede concentrarse elevando la temperatura. Las islas más próximas a África (Lanzarote y Fuerteventura) son las más áridas.

CULTURA

La estratégica situación geográfica de Canarias (sirve como puente entre África, América y Europa), ayudó a que su historia y los aspectos culturales que la conforman, estén empapados de muy diversas influencias, entre las que destacan sobre todo las europeas y, a las que más tarde se sumarían, las africanas y americanas.

Archipiélago conocido ya en la Antigüedad, su fama se consolidó al convertirse en paso obligado del descubridor Cristóbal Colón en sus distintos viajes a las Américas (La Gomera en 1492).

Ha sido esta confluencia de culturas las que han convertido a Canarias en un lugar auténtico, en el que el mestizaje ha servido para configurar una historia única y peculiar. De esta manera Canarias cuentan con una diversidad cultural donde conviven las tradiciones y el folclore con la vida moderna. Se refleja especialmente en los carnavales, las fiestas populares, bailes y cantes tradicionales, fiestas religiosas, procesiones y romerías. Durante siglos, se ha forjado una oferta cultural y patrimonial propia, original y diferenciada del resto de destinos turísticos. Se puede descubrir su historia a través de sus cascos antiguos, edificios emblemáticos o visitar monumentos, yacimientos arqueológicos, cuevas volcánicas y multitud de diferentes museos.

GASTRONOMÍA

Antes de la conquista europea las islas estaban habitadas por los guanches, gentilicio aborigen tinerfeño extendido a todo el archipiélago, relacionados con los bereberes norteafricanos. Se especula que abrían llegado a las islas entre los siglos III y I a.C. Este pueblo introdujo especies continentales como el cerdo, la oveja y la cabra, y también el perro o can (que proviene del latín: Canis), que dio origen al nombre de las islas (aunque hay otras explicaciones sobre el nombre del Archipiélago Canario, el cual se debe a los llamados “cannis marinus”, una especie de foca monje de gran tamaño que pobló las costas del Archipiélago hasta el siglo XV.). Tenían una agricultura cerealista de trigo y cebada con la que hacían el gofio (hoy con el maíz introducido desde América), comida típica de Canarias.

Hoy en día la gastronomía de las Islas Canarias, por la influencia de diferentes culturas, con su deliciosa y variada mezcla de platos típicos (tanto de la península como influencias de la gastronomía africana y sudamericana), es una de la más cosmopolita. Está presente en el menú del pueblo canario, pescado fresco capturado en aguas locales, carne y pescado a la brasa y suculentos guisos hechos con productos locales frescos.

La leche de cabra es el ingrediente básico de los quesos canarios, que se consumen frescos, semicurados o curados e incluso ahumados.

Pero hay un producto de la cocina canaria, derivado de cereales como el maíz, el trigo o la cebada, que se ha consolidado como “símbolo” de la cultura gastronómica de las islas, hablamos del “Gofio” (molienda fina y tostada de estos cereales), que tiene múltiples aplicaciones culinarias, pues el gofio ha sido el “pan de los canarios” amasado con agua y sin cocción, se consume “revuelto” con caldos (escaldón) o potajes, e incluso mezclado con miel y almendras, a modo de postre.

También se puede encontrar tapas en el menú con comida típica: como “papas arrugadas”, “mojo rojo o verde” (una salsa típica canaria), deliciosos chipirones fritos en aceite de oliva, etc. Y, por supuesto, el reconocido internacionalmente plátano de Canarias, una de las frutas más completas y sabrosas que existen. Pero si algo eleva la gastronomía canaria son sus productos con Denominación de Origen: deliciosos vinos con denominación de origen propia o quesos elaborados tradicionalmente.

TURISMO

Las Canarias (Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, La Gomera, La Palma, Tenerife y El Hierro), son siete islas únicas y siete destinos turísticos diferentes. Es incuestionable, que su singular situación geográfica y su excelente clima convierten al archipiélago en un lugar paradisíaco, teniendo todas las ventajas de ser un destino turístico ideal. Las opciones para el turismo son muy variadas y completas en las diferentes islas. Prevalece el turismo de sol y playa y turismo activo, es decir, el destinado a satisfacer los deseos de los visitantes que quieran disfrutar de sus vacaciones practicando diversas actividades deportivas (deportes en la naturaleza, golf, navegación y pesca de altura, surf, windsurf y kitesurf, senderismo y submarinismo, mountain bike, deportes de vela, escalada, saltos, paracaidismo etc.). Sin olvidarse de la amplia oferta cultural y de ocio. La noche cuenta con diversos entretenimientos desarrollados en pubs, casinos, discotecas, salas de fiestas, espectáculos de folclore, flamenco y la actuación de grandes estrellas.

Cuenta con una gran variedad paisajística, biológica y geológica. Las Islas Canarias tienen cuatro parques nacionales declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son visitados por más de 6 millones de turistas al año. Además de playas y paisajes de ensueño, el archipiélago también es uno los mejores lugares del planeta para la observación del universo gracias a la calidad de sus cielos estrellados, siendo las islas de La Palma y Tenerife los destinos por excelencia del turismo astronómico. Ambas islas poseen la certificación internacional Starlight lo que los acredita como lugar privilegiado a nivel internacional para la observación de estrellas.

En el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente (La Palma) se encuentra el Observatorio del Roque de los Muchachos, el mejor lugar para ver los cielos estrellados. Cuenta con uno de los telescopios mejor equipados del mundo y ofrece visitas guiadas durante todo el año. Mientras, en Tenerife se puede ver el telescopio GREGOR, el más grande de Europa, situado en el Observatorio del Parque Nacional del Teide.

Los atractivos naturales, el buen clima y las playas, hacen de las islas un importante destino turístico, siendo visitadas cada año por cerca de 12 millones de personas.

Cada una de las islas que conforman el archipiélago canario tiene alguna característica especial que la hace distinguirse de las otras, y por ese motivo, el conjunto de islas en su totalidad aportan a la comunidad autónoma un valor especial en aspectos como la morfología terrestre, los accidentes geográficos, los parques y reservas naturales, una climatología y unas playas afrodisíacas, que convierte a las Islas Canarias en un referente a nivel nacional e internacional para conocer y disfrutar de sus posibilidades.

Cada una de ellas ofrece una experiencia turística diferente. De entre sus siete islas principales, destacan como destinos turísticos de mayor afluencia, las islas de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro, aun siendo más pequeñas en cuanto a superficie y población, no dejan de tener sus propios y diferenciados encantos, que cada vez más, atraen a un tipo de turismo diferente que busca para sus vacaciones, algo más que sol y playa, un destino preferente para turismo rural, para los amantes del senderismo y de la naturaleza.

 

De todas las islas del Archipiélago Canario, El Hierro (también se la conoce como la “Isla del Meridiano”) es la isla más pequeña, meridional, occidental y más joven (tiene una edad geológica aproximada de 1,2 millones de años), sin embargo es un verdadero paraíso por descubrir. Esta séptima isla siempre ha quedado al margen del turismo convencional, alejándose notablemente del turismo de masas.

El Hierro se relaciona directamente con turismo rural, cultural y como lugar ideal para los amantes de los deportes de aventura en contacto con el medio natural. Tiene una superficie de 268,71km2 y la altura máxima se sitúa, en el centro de la isla, en el pico de Malpaso con 1.501m de altitud. En proporción con su tamaño, es la isla con mayor superficie protegida de todo el archipiélago, con un 58% del territorio protegido. En enero de 2000 la isla fue declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Además, en 2014 la isla completa fue declarada como geoparque por la Unesco. La categoría Geoparque otorga a la Isla un signo diferenciador que reconoce su patrimonio natural, así como las diferentes líneas de desarrollo basadas en la sostenibilidad.

El Hierro destaca por su diversidad. Su litoral, de casi 100km, es abrupto y acantilado, aunque también cuenta con algunas calas y lagunas naturales, como el Charco Manso, al norte, o el Charco Azul, al noroeste. Gracias a la pureza de sus aguas, a unas temperaturas medias superiores a los 20°C y a una muy rica fauna y flora submarina, la isla se posiciona como uno de los principales espacios para la práctica del buceo de todo el archipiélago.

Es conocida por sus ejemplares de sabina, por el antiguo Árbol Santo, por sus lagartos gigantes, y porque en el pasado el meridiano 0° tomaba como referencia la Punta de la Orchilla, situada en el oeste de la isla. Desde el siglo XVIII, se viajaba a esta isla para tomar las aguas curativas del Pozo de la Salud. El Hierro está bien comunicado por vía marítima y aérea. En su aeropuerto, situado a pocos kilómetros de la capital, Valverde, operan vuelos diarios que enlazan la isla con Tenerife y Gran Canaria. Asimismo, está unida con Tenerife desde el Puerto de la Estaca.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.