Touroperador internacional especializado en destino español

GEOGRAFÍA

La Gomera está situada en el grupo de las Canarias occidentales, a 29 km al oeste de Tenerife. Es conocida también como La Isla Colombina o La Isla Mágica (la “isla colombina”, porque fue el último lugar de avituallamiento de Cristóbal Colón antes de partir al Nuevo Mundo en 1492, y la “isla mágica” por su naturaleza y entorno).

Tiene forma redondeada, y es la segunda isla más pequeña del archipiélago (después de El Hierro), con una superficie de 369,7km2. Presenta el relieve más acusado y la mejor arboleda del archipiélago. Al igual que el resto de las Canarias es de origen volcánico, de unos 12 millones de años de antigüedad. Una característica que diferencia La Gomera de las restantes Islas Canarias reside en que las últimas erupciones se han producido hace unos dos millones de años, lo que ha permitido una prolongada e intensa acción erosiva que ha desmantelado el relieve volcánico original, dando lugar a su escarpada morfología actual. La erosión ha transformado profundamente la isla, siendo su relieve muy escarpado, con una amplia red de grandes barrancos y valles que se desarrollan de forma más o menos radial desde el centro de la isla, bajando hasta la costa. En los grandes barrancos próximos a la costa se localizan los principales núcleos de población. La complicada orografía de esta isla de superficie redondeada, que cuenta con un denso sistema de barrancos de grandes dimensiones distribuidos de forma radial, determina un paisaje muy fragmentado.

La Gomera tiene una gran meseta central denominada Alto de Garajonay con 1.487m de altitud, que pertenece al Parque Nacional de Garajonay. Se extiende por una superficie que supera el 10% de la isla de La Gomera. Fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1986.

La mayor parte de su superficie está cubierta por frondosos bosques siempre verdes, que contrastan con la aridez dominante de la isla. Estos bosques son una auténtica reliquia del pasado, porque conservan parte de la flora de los bosques que hace millones de años poblaban el área mediterránea, y que desaparecieron del continente como consecuencia de cambios climáticos, que apenas afectaron a las islas. Un bosque pluvial cuyos árboles, que llegan a alcanzar hasta quince metros de altura con formas caprichosamente retorcidas, dan al paisaje un aspecto mágico y sorprendente. Gracias a la acción del mar de nubes (lluvia horizontal) la vegetación es muy espesa, pudiendo encontrar fayas, brezos, laureles y helechos, estando además repleta de senderos para transitar y conocer de primera mano los entresijos de este bosque milenario. Constituye la muestra más extensa y mejor conservada del primitivo bosque de Laurisilva, que corresponde al período terciario.

Otros entornos protegidos son La Reserva Natural Integral de Benchijigua, La Reserva Natural Especial de Puntallana, El Parque Natural de Majona, El Parque Rural de Valle Gran Rey y El Paisaje Protegido de Orone, entre otros. El número de espacios protegidos es de 17, con una superficie global de 12.450 hectáreas, lo que representa una tercera parte del territorio insular.

La isla cuenta con cientos de endemismos vegetales y animales, que hacen que sea rica en biodiversidad y naturaleza. Entre los endemismos animales destaca el Lagarto Gigante de La Gomera (Gallotia bravoana), posiblemente uno de los vertebrados más amenazados del mundo.

En La Gomera abundan las costas abruptas y acantilados en casi todo su perímetro, con cantiles que superan los 300m de altura en algunos tramos, como en Los Órganos (Vallehermoso), en Taguluche y La Mérica (Valle Gran Rey). Como contraste, en algunos puntos del norte (Puntallana) y oeste (playa del Inglés-playa de Vueltas, en Valle Gran Rey) el relieve litoral se suaviza, apareciendo incluso pequeños sistemas arenosos, que son únicos en el contexto insular.

El clima de La Gomera es de tipo mediterráneo, con precipitaciones medias anuales inferiores a los 250mm en las zonas bajas de la vertiente meridional, oriental y occidental, y más elevados en el norte y centro de la isla. La temperatura media anual es de 22°C, correspondiendo los valores mínimos a los meses de enero y febrero (14°C) y los máximos a agosto (29°C).

CULTURA

Conocida ya por los fenicios y otros pueblos de la antigüedad, la historia moderna de la isla comienza en el siglo XV, con la presencia de los conquistadores, cuando en 1404, Juan de Behencourt llega a ella al mando de una expedición castellana. Los aborígenes canarios, los guanches, que en un principio se rindieron pacíficamente a la invasión, protagonizaron a mediados de siglo varias sublevaciones consecuencia del trato injusto de los gobernantes de la isla. Apenas un siglo después de la llegada de los primeros españoles, La Gomera sirvió como punto de escala del viaje de Cristóbal Colón, entonces ostenta el título de Isla Colombina.

Apoyado en el legado de una historia apasionante, el patrimonio de la isla de La Gomera cuenta con un notable conjunto de bienes artísticos y arquitectónicos y las tradiciones que siguen aún muy vivas en la actualidad.

De las siete islas del archipiélago canario, La Gomera es la que conserva las costumbres y tradiciones de una manera más pura. El aislamiento de la isla ha permitido la conservación de numerosas tradiciones culturales. La forma de construir las viviendas, de cultivar las tierras, la elaboración de los diferentes objetos necesarios para las tareas del hogar y de la agricultura, el baile del tambor, un canto y danza ancestral único en el mundo hispánico, las leyendas, la medicina popular y, todo lo que su forma de vida supuso, queda manifestado en una cultura popular muy peculiar.

Una de las características más curiosas de esta isla canaria es su particular lenguaje silbado que se utiliza desde tiempo inmemorial. El silbo gomero, que fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2009, es un lenguaje utilizado por los habitantes de La Gomera para comunicarse a través de los barrancos. Se trata de un lenguaje articulado, reductor, no convencional, que permite intercambiar una gama ilimitada de mensajes al reproducir mediante silbidos las características sonoras de una lengua hablada. Posee un valor excepcional como muestra del genio creador humano. Además de tratarse de un sistema adaptado y desarrollado para facilitar la supervivencia en un entorno concreto, sus usuarios lo han dotado de una gran complejidad técnica y estética. Enseñado en las escuelas desde 1999, el lenguaje del silbo gomero es comprendido por la casi totalidad de los isleños y practicado por una gran mayoría de éstos. El Silbo Gomero es la expresión de la cultura popular de La Gomera, está fuertemente arraigado en la población de la isla, ha servido de factor cohesionador de la comunidad durante años, y constituye una seña de identidad de La Gomera.

Otra de las atracciones de La Gomera es su artesanía. Todavía es posible ver a los artesanos sentados a la puerta de sus talleres fabricando diferentes objetos de arcilla o madera tallada. La característica principal de su cerámica es que se realiza a mano sin torno y, además, se utilizan barro, almagre y arena, materiales que se extraen directamente de la isla. La actividad artesanal se centra en la comarca norte, siendo Vallehermoso el municipio que cuenta con mayor número de artesanos.

Anualmente se celebran en Canarias diversas ferias de artesanía, encuentros folklóricos, ferias de agricultura, etc. en las cuales se promocionan la artesanía de la isla.

Sus monumentos históricos:

A pesar de su reducido tamaño, la isla de La Gomera conserva numerosos restos y monumentos históricos en sus principales poblaciones.

San Sebastián de La Gomera se encuentra situado al este de la isla de La Gomera, de la que es su capital. El municipio cuenta con un puerto comercial, en el que recaló Cristóbal Colón en sus viajes al continente americano. El paso del Almirante por La Gomera constituyó un acontecimiento que fue bien acogido por los señores de la isla, que prestaron a la flota toda la ayuda necesaria y facilitaron el avituallamiento de alimentos, agua, leña y otros pertrechos. Éste fue el último puerto castellano desde el que partió Colón a la aventura de lo desconocido el 6 de septiembre de 1492. Colón, durante su estancia en la isla, se hospedaría en la llamada Casa de Colón, hoy convertida en un museo de notable interés.

Entre las primeras construcciones que se edificaron en esta época, destacan la Torre del Conde, la Iglesia de La Asunción, la Ermita de San Sebastián, la Casa de Colón y el Pozo de la Aguada, entre otros. Estas edificaciones se han rehabilitado por las instituciones locales, debido al desgaste ocasionado por el paso del tiempo, formando parte de un importante conjunto patrimonial y artístico.

La Torre del Conde es uno de los monumentos más representativos de la capital erigidos en los primeros tiempos de la conquista de la isla. Es la única fortificación militar medieval que subsiste en el archipiélago, además de ser el edificio más antiguo del periodo hispánico que permanece en pie. Construida en plena conquista, se caracteriza por ser una torre defensiva y usada de refugio, de estilo gótico, cuya finalidad era evitar los ataques internos y los que podrían venir desde el mar. Fue mandada construir entre los años 1447 y 1450 por el Conde de La Gomera. Durante una rebelión de los nativos de la isla, la torre fue lugar de refugio para los castellanos.

GASTRONOMÍA

La cocina gomera tiene similares características a la del resto del archipiélago, pero destaca por la singularidad de sus productos elaborados y la calidad de las materias primas provenientes tanto del mar como del campo isleño. Basada en ingredientes naturales, frescos es una cocina sencilla y sabrosa.

La Gomera conserva una tradición gastronómica y guarda en sí la esencia de quienes pueblan la isla y de su forma de vida. De esta manera podemos encontrar: queso almogrote, mojos, dulces, gofio, vino o miel de palma, proporcionando sabores original y sorprendente. La miel de palma y el almogrote son dos de los componentes más representativos de la isla de La Gomera.

El queso es uno de los productos más valorados de la gastronomía de la isla. Elaborado artesanalmente a partir de leche cruda de cabra o mezcla de cabra y oveja. De su importancia en la cocina gomera habla el hecho de que sea ingrediente principal de otros productos como las tortas de cuajada o el almogrote. Este último producto está considerado como una verdadera joya gastronómica debido a la excelencia de su intenso sabor, además de por su carácter autóctono y su elaboración tradicional y artesanal. El almogrote es una pasta hecha con queso de cabra muy curado, que se mezcla con ajo, aceite de oliva y pimienta roja picona. De esta mezcla se obtiene una especie de paté de color anaranjado y un sabor contundente pero riquísimo.

La miel de palma se elabora a partir de la savia (guarapo) de la palmera canaria hervida y espesada. Es utilizada en la elaboración de postres y cócteles o acompañando distintos platos como la leche asada. La miel de palma es la representación más evidente y llamativa de la estrecha vinculación que los habitantes de La Gomera han mantenido con la palmera, llegando a crear toda una genuina cultura asociada a este árbol.

En cuanto a las carnes: el pastoreo de cabras y ovejas era la principal actividad y fuente de alimento de los aborígenes, animales a los que sumaban numerosos cerdos domésticos para la alimentación. Esos mismos gustos se mantienen en la actualidad. Del cerdo se elaboran exquisitas y dulces morcillas, o un sabroso y aromático "cochino en adobo", mientras que de la carne de cabra se prepara la tradicional barrada. De los vinos de La Gomera, el más representativo es el blanco joven, elaborado de la uva Blanca Forastera, una variedad que le confiere gran intensidad aromática.

TURISMO

La Gomera es el destino ideal para quienes busquen una manera diferente y especial de pasar sus vacaciones. Casi desconocida para el turismo de masas (de sol y playa), a diferencia de algunas otras islas de Canarias, La Gomera es un auténtico paraíso para el visitante que busca la tranquilidad y quiere descubrir una naturaleza excepcional y vivir experiencias únicas. Para quien quiera perderse por sus frondosos bosques, por sus imponentes barrancos, por sus verdes valles. Para quien quiera descubrir, paso a paso, un paisaje excepcional, propio de otros tiempos. La diversidad de paisajes y riqueza natural con la que cuenta La Gomera, ofrecen al turista la posibilidad de disfrutar de una gama de actividades al aire libre en contacto con la naturaleza. Un lugar ideal para practicar el senderismo, excursionismo y ciclismo de montaña.  Lugar ideal para practicar el turismo rural. Los amantes del senderismo cuentan con kilómetros de caminos reales, algunos de ellos recorren el Parque Nacional de Garajonay con una masa forestal única en el Archipiélago. El avistamiento de ballenas y delfines y la práctica de deportes acuáticos son otras de las ofertas de ocio de la isla.

En la zona norte, expuesto a los vientos, el clima mezcla sol y nubes elevando la humedad y siendo, por tanto, de temperatura más baja que la zona sur, donde debido a los vientos del sur, eleva la temperatura siendo mucho más caluroso y soleado la mayor parte del año, concentrándose en esta zona los principales puntos turísticos de La Gomera, como el Valle Gran Rey o la Playa de Santiago.

Vallehermoso es el municipio más extenso de la isla. Abarca las vertientes norte y sur de la isla, siendo, por tanto, el territorio de mayor variedad paisajística de La Gomera. Alberga una valiosa tercera parte del Parque Nacional de Garajonay, donde se encuentra La Laguna Grande que posee el área recreativa más importante de la isla. Además, en el municipio también se encuentran otros espacios protegidos como los Monumentos Naturales de Los Órganos (consta de un impresionante acantilado que comienza a nivel del mar y llega a alcanzar casi los 700 metros de altitud), Roque Cano, El Lomo del Carretón y La Fortaleza de Chipude.

Valle Gran Rey, situado en un gran barranco que nace en Arure, antigua capital del municipio, se ha convertido en el principal enclave turístico de la isla de La Gomera. Representa un extraordinario paisaje armónico de tipo rural y gran belleza, donde la erosión ha modelado una peculiar orografía contrastada de fuertes pendientes y fértiles valles. Constituye una muestra viva de coexistencia de hombre y naturaleza en un territorio intensamente abancalado, entre palmeras y construcciones de arquitectura tradicional, de gran valor histórico y cultural.

Agulo se encuentra situado al norte de la isla, entre los municipios de Hermigua y Vallehermoso. Enclavado en una depresión natural, su casco histórico es uno de los mejor conservados de las Islas Canarias. Queda elevado sobre una plataforma natural que sirve de balcón al mar. Un espacio único donde poder observar de manera nítida el volcán del Teide de la isla de Tenerife.

San Sebastián de La Gomera, capital de la isla, es una localidad llena de cultura y tradición, con un casco antiguo que cuenta con más de quinientos años de historia. Los principales puntos de interés de la villa se relacionan con los viajes de Colón en los años del descubrimiento de América.

El acceso a la isla es por vía aérea a través del aeropuerto de Tenerife Norte; también puede accederse mediante ferry desde Tenerife (puerto de Los Cristianos), La Palma o El Hierro.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.