Touroperador internacional especializado en destino español

GEOGRAFÍA

Tenerife, con 2.034,38km2 de superficie es la isla más grande de todo el archipiélago canario y la isla más poblada de España. Geográficamente está situada en la zona central de las Islas Canarias. Junto a La Palma, La Gomera y El Hierro conforma la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Se encuentra a 300km del continente africano y 1.300km de la Península Ibérica. La distancia a la isla más cercana es de 27km (a La Gomera).

La isla tiene una forma triangular, ligeramente alargada hacia el nordeste. Presenta un relieve montañoso, abrupto y erosivo, con profundos barrancos. El relieve de Tenerife se organiza en torno a tres macizos: Anaga, Teno y Adeje; la dorsal de Pedro Gil y el edificio central:

Anaga ocupa el extremo nororiental. Consta de una densa red de barrancos muy encajados, como profundas y estrechas incisiones que surcan todo el espacio. Se han originado por la acción de agentes erosivos externos, fundamentalmente, por agua mediante escorrentía superficial. Sus costas se caracterizan por la presencia casi continua de acantilados.

Teno se encuentre en el extremo noroccidental de la isla. Posee una morfología similar a la de Anaga, pero con barrancos mucho más abruptos y profundos. Sus acantilados son también más espectaculares. Aquí se encuentra el acantilado de Los Gigantes. Adeje se encuentra al sur de Teno. Tiene menor relevancia morfológica.

El edificio central es el de mayor extensión y altitud. Es donde se encuentra una gran caldera volcánica: Las Cañadas, sobre la que se asienta el Monte Teide. Su cumbre, de 3.718 metros sobre el nivel del mar y 7.500 metros desde el fondo del océano, es el punto más elevado de toda España y el tercer mayor volcán de La Tierra desde su base.

Las costas de la isla están formadas por acantilados en el norte (los acantilados de Anaga) y playas en el sur (destacan las playas de Los Cristianos y Las Américas).

 

Uno de los aspectos más sorprendentes de la isla es su clima. La situación geográfica de Tenerife, la cercanía al Trópico de Cáncer, su abrupta orografía y la influencia de los vientos alisios generan una variedad climática y son los causantes de la diversidad paisajística de isla. En función de la altitud se pueden distinguir tres zonas climáticas: las cumbres (por encima de los 800m), con temperaturas bajas y elevado índice de lluvias, las medianías (en torno a los 500-800m) con temperaturas más suaves que en las cumbres y las zonas de costa (dónde están situadas las localidades y complejos turísticos) que son las de mejor clima y donde se alcanzan normalmente las temperaturas más cálidas en cualquier época del año. Unas temperaturas estables que oscilan entre 20°C de media en la temporada de invierno y 25°C en la de verano.

El norte y el sur de la isla tienen también distintas características climáticas. Hay más horas de sol al año en el sur y más humedad y pluviosidad en el norte. La vertiente sur de la isla de Tenerife se encuentra protegida de los alisios, mientras que los vientos dominantes del nordeste discurren paralelos a la costa de la isla.

Casi la mitad del territorio insular (48,6%) está protegido por ley, teniendo un total de 43 Espacios Naturales Protegidos, divididos en diferentes categorías. Dentro de este espacio se encuentra el Parque Nacional del Teide inscrito desde 2007 en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco por su extraordinaria belleza natural y por sus excepcionales valores geológicos.

CULTURA

Además de paisajes, en Tenerife también hay sitios de gran interés cultural. Los monumentos más importantes se encuentran en la parte Norte de Tenerife, donde los españoles se instalaron rápidamente tras la conquista (año 1494).

La histórica ciudad de San Cristóbal de La Laguna, fue hasta el XIX capital de la isla y del archipiélago. Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, su estructura urbana fue la referencia para muchas de las ciudades que nacieron a partir del siglo XVI en América.

La ciudad se divide en dos partes: la Villa de Arriba y la Villa de Abajo, cuyo trazado se ordena según el estilo del Renacimiento del siglo XVI, inspirándose en las cartas de navegación. De tal modo que el plano de San Cristóbal se puede leer como un “mapa estelar”, donde los puntos cardinales se corresponden con lugares concretos de la ciudad y todo tiene un significado simbólico. Por sus calles y plazas se suceden los edificios civiles y religiosos monumentales. Durante el recorrido llaman poderosamente la atención palacios y casas señoriales, con sus fachadas coloristas y sus exuberantes patios interiores. Entre otros sitios, destacan la Catedral, las iglesias de la Concepción, de Los Remedios o de Santo Domingo de Guzmán, el Palacio de Lercaro, el Ayuntamiento, la Universidad, el Teatro Leal o el Convento de San Agustín.

Santa Cruz de Tenerife, capital de Tenerife, está ubicada en el nordeste de la isla. La ciudad posee un rico patrimonio que mezcla arquitectura clásica y moderna. Cabe destacar la Iglesia de La Concepción y su entorno antiguo, que conforma el tradicional Barrio de La Noria, cuyos orígenes se remontan al año 1533 y convivió con otras construcciones de la época, como el desaparecido castillo de San Cristóbal, cuyo espacio ocupa hoy la Plaza de España, y otras que han sobrevivido al devenir de los años, como el Castillo Negro, la Ermita de Regla o la de San Telmo. También es de gran interés el Palacio de Carta (de 1752), la Iglesia de San Francisco (de los siglos XVII y XVIII), el Teatro Guimerá, del arquitecto Manuel de Oráa (1851); la Recova Vieja y el Parlamento de Canarias.

Junto a las manifestaciones arquitectónicas pertenecientes a los distintos momentos históricos y actuales, Santa Cruz dispone de una amplia y variada oferta cultural: conciertos, festivales internacionales de música y de cine, fiestas populares, donde destaca el carnaval. Visitar un museo para conocer la historia de las islas, es otra de las múltiples alternativas que puede encontrar el visitante.

GASTRONOMÍA

La gastronomía de Tenerife se caracteriza por utilizar productos de la región. Así, encontramos varios platos cuya base es el pescado, o cualquier producto del mar. Entre los platos típicos de la gastronomía tinerfeña destacan:

Aguacates rellenos de langostinos: los langostinos, bañados en mayonesa con zanahoria, lechuga y cebolleta picada, se colocan en el hueco que deja el aguacate al extraer el hueso. Visualmente, es un plato muy original a la vez sabroso y exótico.

Carne fiesta: es un plato de cerdo en adobo, típico de la cocina tinerfeña. Antiguamente, se servía en los días de fiesta, y era uno de los platos favoritos para servir en la mesa. El adobo se prepara con ajo, sal, vino blanco, vinagre, pimentón picante, aceite y pimienta picona. Y después se le añade el tomillo y el orégano para que coja aroma.

Crema de bubango: aunque suena extraño, el bubango es como llaman a una variedad del calabacín en el archipiélago canario. El bubango es calabacín redondo, y en el sabor se aproxima al de su “hermano mayor.” Para hacer la crema de bubango también se utiliza la batata, muy típica de la cocina canaria.

Mousse de Gofio: el gofio es una harina de cereales tostados (maíz o trigo o cebada). El mousse de gofio es un postre clásico de la gastronomía canaria que no te deja indiferente por su sabor y suavidad.

 

Otros productos, complemento de la gastronomía de las Islas Canarias, son los caldos o vinos canarios, de los cuales Tenerife es ejemplo. La isla se divide en cinco regiones o comarcas vinícolas, estando Santa Cruz de Tenerife enmarcada dentro de la Comarca Tacoronte-Acentejo. En el municipio se localizan varias bodegas que embotellan al amparo de estas comarcas como “Las Fajanetas” y “Cathaysa”, ubicadas en Taganana dentro del Parque Rural de Anaga.

A pesar de la gran tradición pesquera de Tenerife, la isla ofrece también carnes de gran calidad. Aunque las más consumidas sean las de cerdo y vacuno, algo menos de conejo y de cabra. Generalmente asadas o acompañando guisos. Muchas de las recetas de carne se acompañan de otros productos típicos de la isla, como las papas o la piña de millo, que es como aquí se denomina a la mazorca de maíz.

Las castañas constituyen un ingrediente tradicional de la gastronomía de Tenerife. Se consumen asadas, como aperitivo, tanto en los hogares como en quioscos repartidos por las plazas y avenidas durante el otoño. Pero también se utilizan para elaborar mermeladas, dulces o para acompañar deliciosas recetas tradicionales.

El delicioso plátano que se cultiva en Canarias es el resultado de un clima excelente, un suelo volcánico beneficioso para las plantaciones de plataneras y el cariño y mimo que los agricultores dedican al cultivo de esta fruta. La excelente reputación del plátano de Canarias lo sitúa entre los mejores del mundo. Tenerife es la isla con mayor producción de plátano, que se caracteriza por su llamativo color amarillo salpicado de pintas negras.

La tradición quesera que aún perdura en las zonas rurales de Tenerife se comprende por el gran aprecio que el tinerfeño tiene por los quesos de su tierra, entre los que predomina el queso de cabra o mezclado de cabra y oveja, de mayor untuosidad. Se consumen especialmente los quesos frescos y blancos, pero también curados, elaborados en muchas ocasiones de manera artesanal.

Entre los productos más habituales en cualquier cocina canaria se encuentra, sin duda, la papa. El terreno tinerfeño se presentó como uno de los mejores en los que se podía cultivar, por lo que pronto se convirtió en uno de los alimentos básicos de la población de la isla y también en uno de los ingredientes más apreciados. La papa es la protagonista de numerosas recetas en cualquiera de sus variedades. Acompaña carnes, pescados y platos de cuchara, pero también es una delicia si se saborea junto a los mojos propios del archipiélago. Destaca especialmente la variedad de la papa negra, caracterizada por su pulpa amarilla, una de las preferidas a la hora de cocinar papas arrugadas.

Elaboradas a partir de una sola especie de flor o de la estudiada mezcla de varias, las mieles de Tenerife convierten los aromas de las flores endémicas de Canarias en un sabor incomparable. Entre las mieles multiflorales que se producen en Tenerife se distingue entre la miel de costa, cumbre y monte. En función del lugar de producción y de las flores que se utilicen para elaborarla, pueden tener diferentes tonalidades y aromas. Destacan la miel de tajinaste, cuyo sabor suave y color beige recuerdan a las tonalidades de las faldas del Teide, donde crece esta flor endémica. Otras mieles, muy curiosas, se producen a partir de castaños, aguacates, poleo o brezales.

TURISMO

La isla cuenta con innumerables atractivos para los turistas. Los visitantes que lleguen a Tenerife conocerán y disfrutarán de sus maravillosos enclaves que hacen de la isla un lugar único en el mundo: sus acantilados, volcanes, pueblos costeros y de interior o centros históricos, que son patrimonio de la humanidad. Entre varios enclaves importantes se encuentra el Parque Nacional del Teide. La cifra de más de dos millones y medio de visitas al año coloca al Parque Nacional del Teide en el primer puesto de interés turístico de Europa y en el segundo del mundo.

Las principales ciudades del archipiélago son: Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna. Santa Cruz es la capital de la provincia, la zona Metropolitana y el epicentro de la vida en Tenerife. La Laguna, conocida como la ciudad universitaria, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En Santa Cruz y La Laguna se concentra la principal oferta cultural, de compras y de ocio de la isla, además de un valioso patrimonio histórico y arquitectónico, museos y amplios parques y plazas. Tradición y modernidad se mezclan en estas dos principales ciudades tinerfeñas, perfectamente conectadas y que cuentan también con imponentes paisajes naturales y sus propias zonas de playa. Por su importancia turística, destacan otras tres ciudades: Puerto de la Cruz en el norte, Arona y Adeje en el sur. Tenerife, además, cuenta con uno de los mejores y mayores observatorios astronómicos del mundo. Situado en el Teide lo que le dota de un cielo de calidad astronómica y transparencia excelentes convirtiéndolo en uno de los puntos más reputados de Europa para la observación solar e interplanetaria. La isla combina, además, ciudades monumentales con la arquitectura más vanguardista y playas de arena negra con impresionantes acantilados.

Los Acantilados de los Gigantes situados en la costa oeste de Tenerife forman uno de los paisajes más espectaculares. Sus enormes paredes verticales caen sobre el océano que pueden alcanzar, en algunas zonas, los 600 metros.

La isla es conocida también por las fiestas y actos culturales. La fiesta más conocida y multitudinaria de Santa Cruz y de la isla de Tenerife es el Carnaval considerado el segundo carnaval más popular, conocido internacionalmente, declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional. Además, las numerosas fiestas que se celebran en las distintas localidades; la gastronomía, entre la que destacan el pescado, las papas o los quesos; así como otras costumbres populares de gran tradición, amplia oferta deportiva anual en combinación de sol y playa, han convertido la isla Tenerife en uno de los destinos europeos más solicitados.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.