Touroperador internacional especializado en destino español

Costa Blanca (Alicante)

GEOGRAFÍA

Costa Blanca: Alicante-Alacant (Provincia). Costa Blanca es la marca turística que identifica a la provincia de Alicante. Se encuentra en el sureste de España, en la Comunidad Valenciana. Bañada por el Mediterráneo, comprende todos los lugares costeros desde Denia (norte) hasta Pilar de la Horadada (sur). Esta área está constituida por 244km de costa, de los cuales 218 son playas de suave y fina arena dorada y el resto cobran forma de calas y acantilados.

Al norte, en la comarca de la Marina Alta, el montañoso paisaje se acerca a la orilla para conformar acantilados y calas irrepetibles que se asoman entre largas playas de arenas finas en Dénia, Jávea o Benissa. De paso por Benidorm, se encuentran las playas más reconocidas y frecuentadas.

Al sur, desde Alicante a Pilar de la Horadada, cambia el paisaje y las calas de corte abrupto se transforman en cordones dunares, sobre todo en Guardamar del Segura, que guían los pasos por humedales y saladares, como las Lagunas de la Mata en Torrevieja o El Hondo en Elche, difícilmente accesibles en otras zonas.

Tiene un paisaje típico mediterráneo en el que las playas se fusionan con el terreno montañoso. Su localización asegura un clima óptimo a lo largo de todo el año con temperaturas agradables de  media anual de 17°C, con 3.000 horas de sol, y escasas lluvias. El clima ha sido declarado como uno de los mejores del mundo por la Organización Mundial de la Salud.

CULTURA

La Costa Blanca es experta en mostrar su historia, su arte, sus fiestas, su patrimonio como un gran valor de su cultura.

La historia de una provincia marcada por muchas culturas: desde la prehistoria, con vestigios como las pinturas rupestres del Pla de Petracos; al mundo ibero y romano, del que dan buena cuenta los yacimientos de Lucentum en Alicante y la Alcudia de Elche; o el ineludible legado árabe de una impresionante ruta de castillos, con más de un centenar de fortalezas, la mayoría de ellas declaradas Bien de Interés Cultural (BIC), en muchas de las cuales dejaron su huella. Igual que en la Rábita de Guardamar del siglo X, única edificación de su estilo que se conserva.

La oferta de museos es enorme, con centros como: el MARQ​, Museo Arqueológico de la Provincia de Alicante, convertido en un referente internacional, o el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.

La riqueza cultural está reconocida con tres patrimonios de la humanidad: el Misterio de Elche (Misteri d'Elx en valenciano), es la única obra de teatro medieval que se ha mantenido viva hasta nuestros días; el Palmeral de Elche, con más de 200.000 ejemplares; y el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo, con importantes pinturas rupestres en l'Alcoià, El Comtat, la Marina Alta y la Marina Baixa (el conjunto de arte rupestre del levante español, compartido con Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña y Región de Murcia, más grande de Europa) declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Costa Blanca cuenta, además, con algunos de los cascos históricos más auténticos de España, como el Barrio de Santa Cruz de Alicante, o los no menos singulares de Elche, Jávea, Dénia, Benissa, Teulada o Biar. También otros como: Orihuela, Alcoy, Cocentaina, El Castell de Guadalest, Tabarca, Villajoyosa o Villena declarados como Bien de Interés Cultural (BIC).

GASTRONOMÍA

El arroz es el ingrediente base de toda la cocina valenciana, protagonista de una gran diversidad de recetas. Abunda amplia gama de paellas, y una gran variedad de productos del mar, guisos, y productos de la huerta.

La cocina Mediterránea en su máxima expresión tiene especial relevancia en la ciudad de Alicante (pescados y mariscos procedentes de la bahía de Alicante).

Los postres más conocidos son los famosos turrones y los helados hechos a la manera artesana (turrón de Jijona). Además, Alicante, cuenta con excelentes vinos.

TURISMO

Modernas infraestructuras turísticas y una excelente comunicación con el resto de España y de Europa, son los factores de gran atractivo turístico de la provincia alicantina. Desde una perspectiva aérea destacan grandes superficies blancas, ya sean de las playas de arena, de elevaciones rocosas claras o de pueblos con casas encaladas en contraste con el azul intenso del Mediterráneo, imagen que empleó la compañía British Airways en el año 1957 como eslogan turístico para promocionar una conexión aérea entre Londres y Valencia, lo que finalmente dio nombre a la Costa Blanca.

Se posiciona como uno de los principales focos de turismo de sol y playa en el litoral español, e históricamente ha venido centrando sus actividades económicas en la agricultura y la pesca, hasta que “el boom turístico” que se desarrolló en los años 60, transformó su paisaje natural, cultural y su área económica.

Un claro ejemplo es la ciudad de Benidorm, el primer enclave turístico del Mediterráneo, que sigue manteniendo su liderazgo como la mayor concentración urbana puesta al servicio del turismo de masas. Está equipado con todos los servicios necesarios para acoger durante el año a varios millones de turistas nacionales y extranjeros. Los rascacielos, las avenidas y nuevas calles que ocupan la trama urbana fueron construidos con la finalidad de crear una ciudad moderna de ocio y vacaciones.

Frente a la ciudad de Alicante, a once millas náuticas y cerca del cabo de Santa Pola se encuentra Tabarca, la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. En realidad más que de una isla, se trata de un pequeño archipiélago, compuesto, aparte de Tabarca, por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao. Posee una longitud aproximada de 1.800m y una anchura máxima de unos 400m. La Isla de Tabarca es una visita turística inolvidable que puede realizar durante todo el año. El trayecto en barco a la isla de Tabarca se puede realizar desde varias poblaciones de la Costa Blanca. Desde Alicante, Santa Pola, Guardamar, Torrevieja y Benidorm (dura, aproximadamente, una hora desde Alicante y media hora desde Santa Pola).

 

La riqueza histórica y la arquitectura monumental, diversos recursos naturales y culturales, las numerosas y diferentes fiestas tradicionales, los eventos y la rica gastronomía y un excepcional ambiente acogedor han convertido la Costa Blanca en uno de los mejores destinos turísticos de Europa, de renombre internacional.

A las aguas cristalinas de las que disfrutar en la costa se une además la calidad de los servicios que se prestan en el entorno, con una gran oferta de hostelería que hace las delicias de cualquiera y también de instalaciones a pie de arena donde disfrutar, divertirse y compartir el ocio, sin olvidar la infinidad de posibilidades para los amantes de los deportes acuáticos. Terrazas, restaurantes, chiringuitos que ven caer el sol, zonas para el baño accesible, actividades infantiles, windsurf, vela, submarinismo, pero también soledad con el susurro de las olas, paz, aguas calmadas y espacios donde perderse.​​

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.